Se encuentra usted aquí

Otros peligros de la Wifi

Europol advierte que las redes wifi abiertas son vulnerables y pueden ser interceptadas

Las redes wifi públicas están a la orden del día, y cualquiera puede conectarse en bares, cafeterías y restaurantes, transportes públicos, en cualquier calle o plaza. Pero enviar información sensible a través de estas redes inalámbricas, como datos privados, contraseñas o pagos con tarjeta, es peligroso porque se trata de redes abiertas y vulnerables. Estas conexiones pueden ser interceptadas por ciberdelincuentes.

Peligros wifiAsí lo ha advertido recientemente Europol, que insiste en que los fraudes por internet y el robo de información privada son cada vez más frecuentes. El riesgo de que nuestra privacidad se vea vulnerada es, pues, muy alto. Este riesgo se suma, además, a la amenaza que supone para la salud de los ciudadanos el verse constantemente expuestos a los campos electromagnéticos de alta frecuencia que emiten los dispositivos wifi.

El responsable de delitos informáticos de Europol, Troels Oerting, insiste en que las operaciones que contengan datos sensibles o privados, como transferencias financieras, operaciones bancarias, compras por internet u otros intercambios de información confidencial, sólo deben realizarse a través de redes privadas, seguras y conocidas. Europol investiga constantemente el cibercrimen en Europa, realizado por ciberdelincuentes que actúan precisamente aprovechando las debilidades de las redes inalámbricas abiertas.

Los ciberdelincuentes son capaces de crear falsos puntos de accesos wifi para que los usuarios inadvertidos se conecten y obtener así acceso fácil a datos privados y contraseñas. De hecho, incluso la wifi pública del Parlamento Europeo ha sido objeto de un ciberataque que hizo necesario apagar el sistema para evitar otros males.

Desde la Unidad de Cibercrimen británica también se hacen eco de estas advertencias y señalan que no sólo los particulares son vulnerables, sino también las empresas. El antiguo responsable de esta unidad, Charlie McMurdie, que en la actualidad es analista senior de seguridad en PWC, alerta de que todo el mundo tiene que ser consciente de los riesgos de las redes wifi abiertas y de los datos que potencialmente pueden caer fácilmente en manos de delincuentes.

Fuente: BBC