Se encuentra usted aquí

Radiaciones naturales

Campo magnético terrestre

La Tierra es un inmenso campo magnético natural con dos polos, norte y sur. Ese magnetismo es imprescindible para la vida. Por ejemplo, las aves dependen de él para realizar sus movimientos migratorios. Sin embargo, no es un fenómeno uniforme y regular, sino que ha ido modificándose con el paso del tiempo.

El campo magnético terrestre también experimenta variaciones locales. Eso significa que el suelo que pisamos (donde vivimos, donde trabajamos) está sometido a cambios magnéticos. A lo largo del día, el funcionamiento bioelectromagnético de nuestro organismo se ve obligado a adaptarse continuamente a esos cambios geomagnéticos que se registran en cada uno de los lugares donde estamos.

Un análisis geomagnético puede detectar las variaciones magnéticas en un lugar concreto de la superficie terrestre. Para ello, se emplean geomagnetómetros. La densidad de flujo magnético de un lugar se mide en nT (nanoteslas). El campo magnético terrestre se sitúa en la Península Ibérica entre los 32.000 y los 45.000 nT aproximadamente, pero las variaciones locales pueden alterar esta medición incluso por encima de los 20.000 nT. Si en un lugar concreto (un dormitorio, un lugar de trabajo) se registran fuertes variaciones, podemos considerar esa zona como nociva para la salud.

Además de los cambios magnéticos en la superficie terrestre, también pueden darse variaciones eléctricas o radiactivas. Hay distintos factores de origen natural que influyen en todos estos cambios como por ejemplo:

Las alteraciones geofísicas del subsuelo: fallas, corrientes de agua subterránea, áreas de contacto entre diferentes tipos de materiales, yacimientos metalíferos, etc.

La radiactividad ambiental, fundamentalmente la radiación gamma, procedente de determinados tipos de rocas del subsuelo, como granitos y basaltos. 

Las redes geomagnéticas naturales, como la red de Hartmann o la red de Curry, que conforman cuadrículas globales de líneas de fuerza magnéticas y que producen alteraciones electromagnéticas locales en la superficie terrestre.